¿Cómo purificar el aire con dióxido de cloro?

¿Sabías que la mayor parte de lugares del mundo están contaminados? ¡Incluidas las ciudades donde vivimos!

Esta contaminación y las sustancias nocivas del exterior se cuelan en nuestros hogares y en los espacios donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo: escuelas, gimnasios, colegios, oficina… Hasta hace un par de años, apenas dábamos importancia al hecho de ventilar con frecuencia los espacios cerrados, pero hacerlo es fundamental para mantenerlos libres de gérmenes y bacterias.

Además, abrir las ventanas no es suficiente y si no se dispone de sistemas de filtrado de aire mecánico, se necesitará hacer uso de otros recursos para purificar el aire de forma efectiva.

Cada persona inspira y espira una media de 5 litros de aire por minuto, pero ¿sabes qué sustancias contiene el aire que respiramos a diario?

¿Por qué sustancias está formado el aire que respiramos?

El aire que nos rodea está compuesto por diferentes tipos de gases como el nitrógeno (N) 78% y el oxígeno (O2) 21%. Sin embargo, en función de la localidad donde nos encontremos y la actividad humana que se realice en ella, este aire puede contener muchos otros elementos como, por ejemplo:

  • Vapor de agua
  • Partículas en suspensión
  • Monóxido de carbono
  • Plomo
  • Dióxido de carbono
  • Metano
  • Benceno
  • Arsénico
  • Dióxido de azufre
  • Virus

Como se ha mencionado anteriormente, más del 70% de la población respira a diario aire contaminado por lo que purificar los espacios que habitamos es fundamental para eliminar partículas nocivas o gases que, a la larga, pueden suponer serios problemas de salud.

Purificadores de aire. ¿Son realmente efectivos?

Los purificadores de aire disponen de filtros que atrapan las partículas contaminantes y eliminan los malos olores, expulsando el aire limpio ya filtrado. Sin embargo, existen numerosos tipos de purificadores y no todos ellos poseen filtros realmente efectivos, además de que algunos de ellos tan sólo se limitan a renovar el aire que circula cerca del propio aparato.

Los purificadores de aire se pueden emplear como complemento a otras medidas de higiene, pero en ningún caso, conseguirán eliminar virus y bacterias.

Dióxido de cloro para purificar el aire

El dióxido de cloro es un compuesto químico capaz de eliminar por completo cualquier rastro de virus, bacterias o gérmenes, por lo que su efectividad a la hora de desinfectar el aire es mucho mayor que la de los purificadores.

Aunque comúnmente se utiliza para potabilizar el agua, el dióxido de cloro ataca directamente a la pared celular de los microorganismos, consiguiendo eliminar los mismos incluso si están inactivos y sin que estos desarrollen ningún tipo de resistencia.

Pero, ¿cómo podemos purificar el aire con dióxido de cloro?

Guía para purificar el aire con dióxido de cloro

Ya os contamos cómo limpiar superficies y objetos con dióxido de cloro. Y es que, cuando desinfectamos una superficie con esta sustancia, tal y como os explicamos, el aire que le rodea también está siendo purificado por las moléculas de dióxido de cloro que se desprenden.

Sin embargo, si únicamente queréis purificar el aire con dióxido de cloro sin limpiar ninguna superficie, tan sólo tenéis que colocar un vaso de cristal seco en cada habitación y dosificar los siguientes productos sin diluir:

CDS: Aplicar 1 ml de CDS por cada 2 metros cuadrados de habitación.

Kit clorito de sodio + activador: Mezclar 1 gota de clorito de sodio con 1 gota de activador por cada 2 metros cuadrados de habitación.

Acto seguido, debes ventilar la estancia, abandonar la habitación y dejar actuar el producto durante dos horas.

Carrito de compra
Ir arriba