¿Cómo potabilizar el agua con dióxido de cloro?

El dióxido de cloro es un compuesto químico muy reactivo que se añade al agua potable para proteger al individuo de bacterias y otros microorganismos perjudiciales.
Es utilizado como desinfectante de frutas y otros alimentos, verduras y vegetales que se lavan, como fumigante contra algunas plagas de insectos y en el proceso de cloración del agua.

El dióxido de cloro, en concentraciones bajas, es tan eficaz como el cloro, aunque tiene otra serie de ventajas importantes:

  • Eliminación de impurezas del agua natural
  • Frente al uso de otro tipo de biocidas presenta una eficacia superior
  • Elimina toda clase de agentes patógenos como virus, bacterias y protozoos.

Gracias a que es capaz de destruir toda clase de impurezas del agua natural sin producir trihalometanos, es utilizado en el proceso de cloración de agua.
El poder desinfectante del cloro radica en su elevada capacidad de oxidación. El cloro, ya sea en forma gaseosa (Cl2) o como hipoclorito sódico (NaOCl), en presencia del agua reacciona para obtener acido hipocloroso (HOCl).

Debido a su eficacia incluso en bajas concentraciones también se utiliza como oxidante y desinfectante.

El dióxido de cloro es aplicado en:

  • La prevención y control de la enfermedad de la legionella
  • Limpieza y desinfección de torres de refrigeración, las cuales suponen un riesgo para la salud. La alta temperatura es ideal para el desarrollo de varios organismos patógenos que forman parte de la flora bacteriana de aguas superficiales como ríos, lagos y estanques. El uso del dióxido de cloro supone una serie de ventajas:
        • Gran desinfectante
        • Reduce de manera eficaz la población de microorganismos
        • También puede ser utilizado como aerosol
        • No tiene grandes consecuencias con el medio ambiente

Kit para preparar dióxido de cloro

La desinfección de agua con dióxido de cloro es un método seguro y sencillo. Los kits que se encuentran en el mercado actual permiten obtener dióxido de cloro de forma casera, mezclando el clorito de sodio y activador de ácido clorhídrico.

El kit completo para potabilizar el agua in situ incluye clorito sódico al 25%, más un activador ácido clorhídrico al 4%, con los que obtener un biocida el dióxido de carbono para uso exclusivo de desinfección de agua.
Los kits potabilizadores in situ están recomendados y creados para aquellos lugares en los que no exista agua debidamente tratada.

Gracias al uso del kit potabilizador, opción que se ha convertido en tendencia, el agua pasa por un proceso de desinfección y tratamiento de potabilización en donde se produce la eliminación de bacterias y componentes que pueden ser tóxicos para la salud. Para ello debe de aplicarse el tratamiento correcto.

El kit potabilizador debe de ser utilizado exclusivamente por personal adulto y mantenerse en todo momento alejado del alcance de los más pequeños.
Además:

  • Debe de conservarse tapado, en lugar fresco y seco
  • Ha de tomarse precauciones ya que el contacto podría causar irritación y sensibilidad en la piel, lagrimeo en los ojos y visión de halos alrededor de las luces
  • Es preferible utilizar guantes en su manipulación
  • No debe de inhalarse, puesto que respirar el dióxido de cloro puede irritar la nariz y garganta provocando tos y respiración con silbido.
  • Evitar todo contacto con los ojos, heridas y mucosas
  • Al ser un gas sumamente inflamable y reactivo presenta un grave peligro de incendio y explosión

El dióxido de cloro es un excelente desinfectante para tratamientos de potabilización de aguas, permite obtener un agua de la máxima calidad microbiológica, fisicoquímica y organoléptica, libre de sustancias indeseadas tales como THM o cloraminas.

Shopping Cart
Ir arriba